Innovación para el bienestar y salud de perros y gatos. Por más de 40 años, Royal Canin ha trabajado con socios criadores y médicos veterinarios listos para avanzar cada vez más en la innovación y la precisión que nos permita formular soluciones nutritivas que satisfacen perfectamente las necesidades reales de los perros y los gatos.

Desde hace milenios, el perro se ha adaptado al lado del hombre, pero continua manteniendo sus requerimientos nutricionales y comportamiento específico. Conocerlos y respetarlos garantiza su bienestar y salud.

La naturaleza del gato siempre ha sido fascinante. Se adaptan con aparente facilidad a la vida cotidiana, sin embargo, tienen requerimientos nutricionales y ambientales propios. Conocerlos y respetarlos garantiza su salud y bienestar.

Debido a su composición, una dieta en Nutrición-Salud Royal Canin, proporciona todos los nutrientes esenciales para el bienestar y la salud de perros y gatos de acuerdo a su edad, su tamaño, su condición fisiológica o su raza.

Royal Canin es una empresa pionera en el desarrollo de alimentos de alta calidad para perros y gatos, enfocados en sus necesidades específicas.

El perro al servicio del hombre

Print Send to a friend aA+ Aa- RSS
El perro de rescate

El perro de rescate

Desde que los perros fueron domesticados, han estado ayudando al ser humano en todas las áreas de trabajo, desde la caza hasta el pastoreo. Con el paso de los años, los perros desempeñan cada vez más actividades.

El perro de rescate en nieve

La búsqueda y rescate en avalanchas es una de las disciplinas poco usuales en primeros auxilios, en donde la asistencia del perro debe ser inmediata.

Su excepcional sentido del olfato, su velocidad y su tenacidad lo colocan a la cabeza de la expedición. Los equipos de trabajo actúan al mismo tiempo, pero los perros tienen prioridad para trabajar sobre la avalancha. 

¿Por qué se utilizan perros? El factor tiempo es esencial en la ayuda del rescate en la montaña, ya que entre más rápido se explore la avalancha, es más probable para los rescatistas encontrar a personas enterradas. Aquí es donde el papel del perro se vuelve muy importante, ya que su trabajo es igual o superior en calidad, además de explorar  el terreno con mayor rapidez. Una exhaustiva búsqueda realizada por veinte patrulleros en esquí, requieren de veinte horas para lograr un resultado al 100%, mientras que el perro trabajando dos horas obtiene el mismo resultado. 

El perro de rastreo 

El rastreo consiste en la búsqueda de individuos, a partir de indicios olfatorios más o menos numerosos (huellas, objetos, pistas, etc). La misión debe permitir, ya sea descubrir una o varias personas, detectar cualquier tipo de objeto, material perdido o escondido ya sea en pista o en los alrededores inmediatos o simplemente indicar la dirección tomada por la persona que se busca. En todo momento, el cuerpo de un individuo emite continuamente finas moléculas olorosas detectables por el perro. El trabajo al que un perro se enfrenta está constituido por un conjunto de factores: olores específicos (individuales, de grupo, de especie); los olores químicos (piel, grasa, ropa); las rupturas del terreno (plantas pisoteadas, bacterias, etc); los distintos medios (bosque, pradera, alfalfa, cultivo, etc.) y las condiciones atmosféricas.

Debido a la complejidad del rastreo, se requiere entrenamiento específico a la que no todos los perros son aptos, por lo que es esencial seleccionar previamente a los perros con las características deseadas como: capacidades olfativas, gran habilidad de concentración, la cual es esencial para no distraerse con olores extraños o con el medio ambiente (atención y precisión en el rastreo); dinamismo, resistencia, tenacidad y finalmente valentía e indiferencia por los disparos. 

El perro de búsqueda

La búsqueda es una especialidad que tiene por objeto encontrar a personas extraviadas y como tal está en la misma categoría que el rastreo. Sin embargo, se presenta en forma diferente: no se muestra al perro ningún objeto de referencia ni ninguna zona de partida. El perro se deja libre sin ningún tipo de correa. Su trabajo consiste en buscar un olor particular en una zona definida, como se hace en la búsqueda en escombros o en avalanchas. 

El perro de rescate en el agua

Al igual que en todas las disciplinas de rescate, el perro juega un papel esencial como auxiliar de los salvavidas, gracias a sus capacidades físicas y su gran determinación. El Terranova es la raza favorita para el rescate en el mar y el agua ya que presenta muchas cualidades que pueden ser utilizadas:

  • Fuerza: Puede trasladar a varias personas o un bote de varias toneladas
  • Resistencia: Puede nadar durante varias horas y largas distancias
  • Resistencia al frío: Lo que lo hace inmediatamente operativo, contrariamente a los cinco minutos que un buzo necesita para equiparse
  • Calma: En ningún caso pierde su serenidad, tiende a tranquilizar a los náufragos 
  • Tenacidad: Nunca abandonará su misión
  • Disponibilidad inmediata: No requiere de ningún equipo.

Los cachorros adquiridos para rescate en el agua son reclutados con base en su poderosa vitalidad y su fuerte estructura muscular, realizando en los padres exámenes radiológicos de rutina en lo que respecta a la displasia de cadera.

El perro de búsqueda en escombros

El papel del perro de búsqueda en escombros no se limita a los grandes terremotos. Pueden intervenir en el caso de deslizamientos o derrumbes de edificios, después de un incendio, derrumbe en un lugar de trabajo o de una mina, en los desastres de tren o avión. 

Fue durante la Segunda Guerra Mundial en Gran Bretaña, después de los atentados, en donde los perros fueron utilizados por primera vez para encontrar personas enterradas bajo los escombros. Los centros de entrenamiento fueron establecidos en Estados Unidos, Alemania y Suiza a principios de 1954. Los perros suizos fueron los primeros en ser internacionalmente famosos, después del terremoto de Friuli, Italia, en 1976. En ese acontecimiento se utilizaron 12 perros y fueron encontrados 42 sobrevivientes. junto con 510 cuerpos.
 
Al igual que con cualquier trabajo que implique un perro y un ser humano, se requiere una complicidad muy cercana entre el amo y su perro. El entrenador que conduce la búsqueda, debe conocerlo muy bien, ser capaz de descifrarlo en los escombros, es decir, estar al pendiente de todas sus reacciones. En cuanto al perro, del mismo modo, confiar perfectamente en su amo para que lo siga a todas partes, independientemente de las dificultades en el campo. Tal grado de asociación requiere una larga preparación. Los perros utilizados para la búsqueda en escombros deben tener un buen sentido del olfato, un carácter tranquilo y equilibrado, con mucha energía. Deben ser sociables con los seres humanos, así como con los demás perros, ya que a menudo hay varios de ellos en las áreas de búsqueda. Un gusto por el juego es esencial para el aprendizaje. Las razas más utilizadas son las razas de perros pastor, sobre todo el alemán y el belga.